sábado, 12 de diciembre de 2009

Días de Cine


Estas últimas semanas han estado marcadas por mis visitas al cine: ya sea por el Festival de Cine de Europa del Este (del que sólo pude ver una película) o por películas comerciales de nuestra cartelera limeña.

A continuación les presentó una especie de bitácora de mi recorrido cinéfilo a lo largo de estos días.

Sábado 28 de Noviembre:

Decidí que iba a ver una película del citado Festival: "Delta", del realizador húngaro Kornél Mundruczó.



Esta película me pareció muy interesante, correctamente lenta, con una fotografía precisa que sabe retratar el ambiente (en este caso, el delta del río Danubio). Una obra que puede ser apreciada como  a un lienzo: callado, reflexivo, tratando de intepretar todo lo que nos ponen en frente; y justamente por ser como un lienzo está consituida por muchas imágenes: un nómade desgarbado e impávido, la primera vez que ella lo ve, una familia en conflicto, un padrastro aborrecible, un ultraje mal enfocado (lo que se justifica), una relación incestuosa que se acepta (por la naturaleza del entorno  y por la belleza de los sentimientos...puedo decir que se trata de amor puro), la construción de una casa sobre el delta que simboliza la construcción de un nuevo futuro...




Al final, apreciamos la naturaleza humana en toda su magnitud, aquella que niega al diferente, pero no sólo eso, sino que busca destruir a ese otro, porque no son como uno, porque transgreden nuestras reglas, no importa si sus sentimientos son mejores a los nuestros: ya no son humanos (y por tanto, ya no sufren como nosotros).




¿Quién es el monstruo en esta historia? Los jóvenes amantes que no tienen a nadie más que a sí mismos y por tanto peuden quebrar algunos tabúes; o los habitantes de la villa, que no cesan hasta destruir y aniquilar a los que no siguen sus reglas. ¿Es la naturaleza del ser humano malvada?, quizás; aunque, después de todo,el agua del delta debe seguir su camino, hacia el mar, y hacerse uno solo con él.




Lunes 30 de Noviembre


Este día tenía planeado ver otra película del Festival: la rumana "La boda del silencio". Entré a la sal tranquilamente, había una pequeña cantidad de gente, pasaron unos minutos, pusieron el proyector y este estaba desconfigurado. Nos informaron que la proyección había ido cancelada: nos propusieron varias opciones, yo escogí "Luna Nueva". En el trayecto a la otra sala me di con la sorpresa que el gran Ricardo bedoya (para mí el mejor crítico de cine del país) se encontraba en el mismo trajín que yo, obviamente no me atreví a dirigirme a él (uno quiere tranquilidad cuando ve una película)... y así ambos terminamos en la misma sala viendo "Luna Nueva".




¿Y qué tal la película?
No estoy seguro de si es mejor que la primera (tampoco es que sean la gran cosa), pero al menos me pareció que cumplía con entretener, aunque hay partes en las que se explayan demasiado. Si eres chica definitivamente hay momentos que te van a encantar (el pata que hace de hombre-lobo tiene algun síndrome que le hace olvidar usar polo), si eres hombre, no hay muchas cosas que te puedan gustar, salvo quizás la fría belleza de Kristen Stewart. Eso sí, la banda sonora es muy buena.




La parte en Italia, con los denominados Volturi, prometía más de lo que finalmente ofreció: un episodio simple, sin mucha trascendencia y que pudo ser mejor explotado (la producción gastó más en contratar a estos Volturi que en emplearlos útilmente).




Y con respecto a la opinión del señor Bedoya: bastó con ver su expresión durante la película para darse cuenta de lo que pensaba.   


Jueves 10 de Diciembre

Ese día correspondió  una función doble: "Los fantasmas de Scrooge" y "Planeta 51".

"Los fantasmas de Scrooge" viene a ser una nueva adaptación del tradicional "Cuento de Navidad" de Charles Dickens, dirigida por Robet Zemeckis y filmada utilizando su novedoso cistema de captura de imágenes, que ya le hemos visto utilizar en sus dos películas anteriores: "El expreso polar" y "Beowulf"



Lo que debe sorprender en esta película no es la historia, ya que es universal, sino la forma cómo nos es presentada, y en mi opiniónn personal, esta forma sorprende. No la consideraría como una película para niños, ya que en ciertos momentos las tinieblas reinan a sus anchas en la pantalla (aunque acertadamente). Jim Carrey se ve muy bien interpretando, dicen, varios personajes, aunque principalmente a Scrooge: el actor se encuentra en su "ambiente", y nos vuelve a entretener, como ya nos tiene acostumbrados. Vale destacar a Gary Oldman que está correcto (no se puede esperar menos de él) y a tantos otros actores con pequeñas participaciones. El final es esperanzador, al fin y al cabo, todos pueden cambiar para bien ya hacer cosas mejores.



Planeta 51, producción española, me pareció menor; si bien su planteamiento inicial es muy original (un astronauta llega como invasor a un mundo muy parecido al nuestro, pero en los años 50), al correr el tiempo las novedades se agotan y como que cae en las mismas fórmulas clásicas del más aburrido cine de animación norteamericano (nada que ver con Pixar). 




Quizás se debió reforzar la cosntrucción de los personajes. Al final, cuando la cosas vuelven a la  normalidad, la película toma un nuevo aire y nos entrega un mensaje muy importante, siendo esta quizás la mejor parte de la película. En fin, entretenida para los niños, aunque los padres se peuden dormir.





Viernes 11 de Diciembre



Sólo vi "Siempre hay tiempo para reír" de Judd Apatow, el líder de la denominada "nueva comedia americana" (que pudo sorprender aún más este año nuestra cartelera si es que las películas hubieran llegado). En esta película se produce el esperaísmo encuentro entre los actores del "universo Apatow" (Seth Rogen, Leslie Mann, Jonha Hill) con el gran y no muy aprovechado dramáticamente Adam Sandler: y el encuentro es más que satisfactorio.






Preferiría no hablar más del argumento (total, está disponible en cualquier rincón de Internet), sino comentar porque esta película me parece genial:


1. Porque va más allá de la comedia y nos retrata el mundo del stand-up comedy tomando su  más grande representante (Sandler) y alguien que está empezando en esta lides (Rogen).


2. Porque humaniza el mundo de Judd Apatow: los clanes masculinos (el grupo de amigos) es ahora máS reflexivo y no tan grosero; la familia, que se destruye y luego se reconcilia y los chistes, que  han adquirido un tono existencial.



3. Porque es una tragicomedia, ya que nos retrata tanto aspectos miserables de la vida de Sandler  (acorde a la enfermedad), su recuperación casi milagrosa, un periodo de felicidad, luego de vuelta la decepción y, finalmente, la tan esperada redención, aunque no con aire mesiánico: estamos en la vida real. 


4. Por su tono evocativo, que nos lleva hacia tiempos mejores.








No puedo decir nada más que CADA DÍA LE TENGO MÁS FE A LA NUEVA COMEDIA AMERICANA.

3 comentarios:

Huerto dijo...

ir por una película rumana y acabar viendo una de vampiros... x cierto, seguí el link y me topé con "Las Páginas del Diario de Satán" ptm ese debió ser el título de MI blog!

Anónimo dijo...

de verdad ud piensa que fue buena la pelicula "siempre hay tiempo para reir" ??? en donde la vulgaridad se vuelve absurda y redundante ??? discrepo con ud mi querido escritor...

Wendigo dijo...

Vulgaridad? yo solo veo talento y caras largas, todo es demasiado humano...desde la decadencia de Sandler hasta el renacer de Seth Rogen (el gordito)