viernes, 23 de abril de 2010

Temporada de premios, cartelera local y más (I)


El imaginario del Dr. Parnassus 


Terry Gilliam trajo a nuestros cines otro producto de su imaginación.: una película bizarra, delirante y festiva, aunque también, por momentos, tediosa (lo que disminuyó un poco su valoración final). Cabe resaltar el correcto rol de Heath Ledger (en el que es su último papel), al juvenil actor Andrew Garfield (el descubrimiento del film), a un Tom Waits que se las trae como el príncipe de las tinieblas y a la estupenda forma como pudieron hacer encajar las pequeñas participaciones de Depp, Law y Farrel reemplazando a Ledger.  Estamos ante el triunfo del imaginación sobre el convecionalismo, aunque opacado un poco por lo demasiado verbosa y explicativa que puede llegar a ser, lo que distancia al espectador. De por sí, es un logro que se haya podido concluir esta película (y más si estamos hablando de Gilliam).

Puntuación: 7.5/10

Número 9

 
Esta película de animación producida por Tim Burton tiene muchos elementos propios de este realizador, pero no por ello deja de tener su propio espíritu. El joven realizador Shane Acker ha sabido retratar un futuro posapocalítico, pequeños héroes y enemigos siniestros, evitando a  toda costa caer en la caricaturización. Es una historia fría y oscura, a veces despiadada: definitivamente no es una película para niños. La resolución me parece acertada, aunque la historia pudo trabajarse mejor y evitar caer en diálogos innecesarios. Punto en contra fue que sólo trajeron copias dobladas, con lo que se pierde mucho. 9 puede llegar a ser un hito en cuanto a animación nos referimos.   

 Puntuación: 7.5/10

Zona de miedo 

 

Kathryn Bigelow nos brinda el mejor retrato de la guerra de Irak hecho hasta ahora. "La guerra es una droga" nos advierten en los créditos iniciales, y si bien esto no aplica para la mayoría de soldados, es casi una afirmación absoluta para el sargento William James (Jeremy Renner, en su mejor actuación hasta ahora): verlo contemplando los estantes del supermercado, pensando probablemente en su vida cotidiana y monótona y en cuanta falta le hace intervenir en lo que mejor hace y más le gusta hacer: desactivar bombas. Renner es también el rebelde, que sigue sus propias reglas y es temerario, quizá por una necesidad de ponerse en riesgo, quizá por un exceso de confianza ya que se sabe el mejor en lo que hace. 


Cabe mencionar que no estamos ante una historia lineal con introducción, nudo y desenlace; sino más bien ante una bitácora: el día a día de un equipo de desactivación de bombas, una profesión de riesgo. Momentos logrados son la explosión inicial, la llegada del nuevo con sus métodos nuevos, la batalla en el desierto y el viaje a través de los suburbios en plena noche. La sensación de peligro y la paranoia  también están presentes, sólo basta pensar en la tensión extrema (es notable como lo retrata el metraje) cuando los soldados hacen su trabajo y son observados por la gente de los alrededores:  gente de la que nos sabes nada y entre la que puede estar el sujeto decidido a activar la bomba, a poner fin a tu vida. Zona de miedo es excelente, no temo decir esto. 

 Puntuación: 8.5/10

2 comentarios:

Huerto dijo...

Puntuación en tus comentarios, buena idea! ...hoy estaba frente al ascensor y recordé esa frase q t gusta "abre las compuertas, hal" (el ascensor de mi edificio solo tiene 1 botón, rojo y redondo como el "ojo" de hal)... desde hoy el ascensor se llamará Hal... y siempre abrirá las compuertas cuando se lo pida

Wendigo dijo...

he inspirado a alguien :D, ahora puedo decir que estoy satisfecho