martes, 2 de diciembre de 2008

Unas cuantas gotas de cera derretida

...despercudiéndom

Crepúsculo por mi ventana...
aún puedo escuhar tu respiración,
cómo me llamabas y me suplicabas,
cómo me decías "Te amo".
Pero todo era mentira...
sólo lo hacías para amilanarme
No me conoces, nunca lo hiciste,
y ahora sufres en carne propia.
Y sin embargó la duda me embarga...
y si todavía te amo?
pero todo ya está consumado.
Duerme.

-----------------------------

Las gotas de cera derretida
transfomarán tu rostro,
los cuervos graznan afuera,
la noche es osura,
"este es mi ambiente", me digo.
Un sombra fugaz atraviesa el vestíbulo
donde tu descansas tranquila,
aún...
las gotas de cera derretida
no harán mella en tu bello rostro,
pero los cuervos que graznan
anuncian un destello de luna
sobre tu catre.
¿Ya puedo vivir en paz?

-------------------------

Cuando de repente te encuentres
en la penumbra del crepúsculo,
a la sombra de los abetos y cipreses
¡corre!
la noche se acerca lentamente.
Creerás que falta mucho para la oscuridad,
pero no, muy pronto la nada te atrapará
¡corre!
No sabes que criaturas moran en la oscuridad:
seres hechos de peunmbra y misterio
que se alimentan de los miedos,
que absorben hasta la última gota de tu felicidad
y te dejan convertida en un fantasma sin rumbo
¡corre!
...es demasiado tarde,
la noche llegó.

3 comentarios:

José Luis Huerto Aguilar dijo...

El nombre Ligeia está reservado exclusivamente para mi uso personal (criterio de exclusividad reiterado dos veces, mucho OJO)..... bueno y también para E. A. Poe. Por cierto, ¿quién te lama, te suplica y te dice "Te amo"?

zzwendigo12@gmail.com dijo...

Es que el pata recuerda a su antiguo amor, quizás deba ser más crudamente explícito parq que se entienda mejor el primer poema

sora30989 dijo...

profundo... muy profundo... sabes que me gusta cómo escribes, siempre eres tan filosófico, pero ahora el amor te ha vuelto mucho más reflexivo (y patético), pero bueno, qué para hacerle, sólo espero que no te de fiebre de tanto amor... Suerte!